SMART city santander, a través de los ojos de Íñigo de la Serna.

santander mapa

Santander 5 May 2016- 10.00 CEST.

Santiago Martin Caravaca entrevista a Íñigo de la Serna Hernáiz (ex Alcalde de Santander y actual Ministro de Fomento).

Íñigo es ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, licenciado por la Universidad de Cantabria en la especialidad de Hidráulica, Oceanografía y Medio Ambiente. Desde el año 2007, es alcalde de Santander, cargo desde el que impulsó, junto a los regidores de otras ciudades, como los de Logroño, Cáceres, Vitoria, Palencia o Burgos, la creación de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI). La constitución formal de la RECI tuvo lugar en junio de 2012 en Valladolid, y está presidida desde entonces por Santander. A día de hoy, la Red cuenta con un total de 75 miembros. De la Serna ocupa, además, la presidencia del Consejo de Poderes Locales y Regionales de Europa (CPLRE)  y es vicepresidente de la Conferencia de las Ciudades del Arco Atlántico (CCAA), miembro del Consejo para la Agenda Global del Foro Económico Mundial, del Comité de las Regiones y de la Red Mundial de Ciudades y Gobiernos Locales y Regionales (CGLU), así como asesor externo del Banco Interamericano de Desarrollo.

Todo el mundo tiene a smart city Santander en el “top of mind” como Smart City ¿Cuál ha sido, a tu juicio, el secreto para lograrlo? ¿Cómo empezó todo?

Smart Santander surge en el año 2010, en el marco de un proyecto financiado por la Unión Europea, que ha permitido llevar a cabo un despliegue de alrededor de 20.000 sensores y dispositivos por la ciudad, que miden aspectos ambientales, como la temperatura, la calidad del aire, la humedad de la tierra en parques y jardines para determinar si es necesario o no regar; aspectos relativos a la intensidad del tráfico o que hacen posible detectar plazas de aparcamiento libres en superficie, entre otras cuestiones.

Ese fue el primer escalón que Santander ascendió para avanzar en nuestro propósito de convertirnos en una smart city  y ese fue el origen del trabajo que se está desarrollando desde entonces para implantar la tecnología en todos los servicios que la ciudad presta a los ciudadanos y para generar un ‘cerebro’ que coordine toda esa información.

De esta manera, contamos con sensores que miden el llenado de los contenedores de basuras, sensores que registran el estado de actividad de los vehículos que realizan el trabajo del servicio de recogida de residuos y limpieza viaria, sensores que dan información sobre la calidad y la presión del agua, sensores que miden en tiempo real, el consumo de agua en cada hogar de alrededor de 8.000 vecinos de la ciudad.

Además, próximamente se instalarán dispositivos para la gestión de los semáforos de la ciudad y la gestión del consumo y mantenimiento de los puntos de luz.

En definitiva, Santander está tratando de convertirse en un ejemplo a seguir porque, con ese intenso despliegue de sensores y dispositivos, constituye un verdadero laboratorio urbano en el que la tecnología gana un papel fundamental para generar nuevos modelos de prestación de servicios y donde las empresas y emprendedores pueden testar sus propios desarrollos, explorando así nuevas líneas de negocio en el ámbito de la innovación.

Estás pensando en un slogan para comunicar al mundo el smart city branding de Santander. ¿Qué escribes en 3 o 4 palabras?

Trataría de que el eslogan pudiera reflejar el modelo de ciudad que Santander tiene marcado, tal como determinaron los propios santanderinos durante el proceso de participación ciudadana que precedió a la aprobación y aplicación del Plan Estratégico 2020. En ese modelo de ciudad, la innovación tecnológica y la cultura tienen un peso determinante.

Queremos ser una ciudad moderna, avanzada, innovadora, con una proyección internacional que va en aumento gracias a la tecnología y a la cultura, que tendrá pronto sus dos enseñas principales en el Centro Botín, diseñado por el prestigio arquitecto Renzo Piano, y en la sede asociada del Museo Reina Sofía, que se suman a las fortalezas que, en este ámbito, ya tiene Santander y que se encuentran articuladas en torno a lo que hemos denominado el ‘anillo cultural’, que comprende, entre otras dotaciones, el Museo de Prehistoria y Arqueología, los centros de interpretación de la Catedral, los muelles y la muralla medieval; o el barrio de La Florida, con el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo, la Fundación Gerardo Diego, la biblioteca de Marcelino Menéndez Pelayo…

No soy ningún especialista en marketing, así que no sé cómo se podría resumir todo eso en un único eslogan, pero creo que esas ideas deberían estar presentes a la hora de ‘vender’ nuestra marca como ciudad.

Será una empresa especializada, elegida a través de un concurso público que está próximo a convocarse, la que identificará esa marca, que nuestro Plan Estratégico define como un elemento primordial a la hora de afianzar los valores de la ciudad y de darlos a conocer en el resto de España y en el extranjero.

centro botin santander smartcity
Proyecto Centro Botín (Santander)
biblioteca marcelino menendez pelayo
Biblioteca Marcelino Menendez Pelayo (Santander)

¿Qué tres elementos visuales te gustan más para identificar hoy, a smart city Santander como branding?

Es difícil asociar la smart city con imágenes en particular, puesto que todo de lo que estamos hablando: los dispositivos, la información que transmiten y que tratamos de coordinar para mejorar los servicios son elementos que existen, pero que no están a la vista, salvo en casos como los paneles, situados en varias calles de la ciudad,  que marcan las plazas libres de aparcamiento que hay en superficie o los sensores que se encuentran instalados en las luminarias, por poner dos ejemplos. 

Para hacer más visible y tangible, de cara a los ciudadanos, la smart city lo que hemos hecho en Santander es crear un Centro de Demostraciones en el que explicamos en qué estamos trabajando y para qué sirve, y qué beneficios supone para el ciudadano la ciudad inteligente.

Se trata de un centro que conjuga el pasado y el futuro y que, tal como nos planteamos desde el Ayuntamiento, da la idea de una ciudad que no renuncia a lo que le ha traído hasta aquí para continuar avanzando. Digo esto porque el Centro de Demostraciones  Smart City Santander se encuentra en el edificio civil más antiguo de nuestra ciudad, un palacio del siglo XVI, que fue restaurado y reabierto en 2012 como sede de la Fundación Santander Creativa, dedicada a impulsar la cultura, y como espacio centrado en la innovación tecnológica.

Centro de Demostraciones Smart Santander
Centro de Demostraciones Smart  City Santander

¿Cuál es el posicionamiento estratégico, en tu opinión, de Santander hacia el exterior? ¿Con qué ciudades colabora? ¿Con cuáles comparte causas comunes? ¿Con qué ciudades compite?

En Santander, llevamos años apostando por la colaboración entre ciudades. Un ejemplo es la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), que la ciudad preside desde su creación, en 2012. Hemos asistido a su progresivo crecimiento hasta alcanzar los 75 miembros que tiene en la actualidad, con el objetivo de poner en común las experiencias y el conocimiento de cada una de ellas, de manera que ahorramos tiempo y recursos económicos, además de mejorar la calidad y la eficiencia de los servicios públicos que se prestan a los ciudadanos.

Tenemos, además, 220 socios por todo el mundo en los 15 proyectos tecnológicos en los que participamos financiados por la Unión Europea. 

Santander forma parte de numerosas redes de trabajo entre ciudades, ligadas al medio ambiente, la movilidad, el turismo… Y ocupa la presidencia del Consejo de Municipios y Regiones de Europa y la vicepresidencia de la conferencia de Ciudades del Arco Atlántico.

Tenemos claro que conseguimos un beneficio mutuo si nos unimos a otras ciudades y que esta suma de fuerzas puede contribuir a que alcancemos uno de los objetivos que, en cuanto al posicionamiento exterior, recoge nuestro Plan Estratégico 2020, como es el de hacer de Santander una ciudad vertebradora del sistema de ciudades del Cantábrico y del Arco Atlántico Europeo.

Dentro de esta línea de acción, en el año 2012 firmamos, con el entonces alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, un acuerdo de colaboración entre ambas ciudades. Hasta ese momento, Santander y Bilbao vivíamos de espaldas la una a la otra, pero nos dimos cuenta de que no tenía sentido seguir así y que debíamos mirarnos de frente y estrechar nuestros lazos. Como resultado, estamos llevando a cabo numerosas iniciativas, especialmente en materia cultural, que están siendo muy enriquecedoras para las dos ciudades.

Posteriormente, hemos impulsado, contando también con Bilbao, el establecimiento de un corredor cultural que, como un Camino de Santiago moderno y de la mano de las diferentes dotaciones culturales de cada una de las ciudades, uniera a diferentes urbes de la costa atlántica de Francia, España y Portugal. Así, Burdeos, Bayona, Biarritz, San Sebastián, Bilbao, Santander, Gijón, Oviedo, Avilés, La Coruña, Santiago de Compostela, Vigo, Braga, Guimaraes y Oporto conformamos el Camino Cultural Atlántico que pretendemos que se afiance.

¿Cómo involucra smart city Santander a personas o colectivos de otras ciudades en los principios o valores que inspiran sus valores de city branding?

A día de hoy, probablemente el mejor medio de llegar a los ciudadanos del resto de España y del mundo sea internet y las redes sociales, lo que hace que debamos hacer un especial hincapié en impulsar la imagen de nuestra ciudad utilizando esos nuevos cauces de comunicación.

Después, una vez que nos visitan, la ciudad se vende sola. La belleza y el dinamismo de Santander, su gastronomía, su oferta cultural y de ocio… son la mejor garantía de que quien viene, volverá hablando bien de la ciudad y recomendándola.

Una de las iniciativas que hemos puesto en marcha, basándonos en que quien conoce la ciudad, la quiere y aconseja visitarla o invertir aquí es el programa ‘embajadores voluntarios’. Hemos ‘fichado’, entre comillas, a santanderinos que viven fuera de nuestra ciudad para que, de forma desinteresada, nos ayuden en nuestra labor de difusión de Santander como destino turístico y de inversión.

Hemos conseguido reunir a un grupo de alrededor de 50 voluntarios
de quince países diferentes, desde Alemania, a Brasil, pasando por Emiratos Árabes, Australia, Bélgica, Italia, Sudáfrica o Israel, entre otros, y también en otras ciudades españolas.

Organizamos encuentros con ellos en verano o en Navidad, cuando muchos vienen a ver a sus familias, y, además de facilitarles material promocional, les ponemos al día de lo que hay de nuevo en Santander y de las líneas en las que se está desarrollando la ciudad.

Es una gran satisfacción ver cómo santanderinos que viven lejos de nuestra ciudad, la quieren, la cuidan y se preocupan por ella, hasta el punto de estar dispuestos a emplear su tiempo en darla a conocer allí donde se encuentren.

santander smart city japon

¿Puedes poner algún ejemplo de acciones Smart City que han mejorado la tasa de involucración ciudadana en las políticas públicas?

La smart city contribuye a potenciar los procesos de participación ciudadana y de transparencia, con un ciudadano más y mejor informado a través del gobierno abierto y con mayores herramientas a su disposición para tomar parte en la vida municipal y para poder influir en la mejora de su ciudad.

En Santander, por ejemplo, tenemos una APP, que hemos denominado “El pulso de la ciudad”, a través de la cual un ciudadano puede informar de las incidencias que encuentre en las calles de Santander (un banco estropeado, una farola fundida, una papelera rota…), incluyendo fotografía de las mismas, de manera que puedan ser resueltas a la mayor brevedad posible.

Las incidencias son recogidas e integradas dentro de la herramienta interna del ayuntamiento de gestionarlas para su rápida solución. En este caso, los ciudadanos conocen en todo momento el estado de la incidencia, lo que aporta una transparencia absoluta. Desde que entró en funcionamiento, en noviembre de 2012, ha tenido 8.471 descargas y se han tramitado 7.029 incidencias en ese tiempo.

Santander City Brain es otra de las plataformas que hemos puesto en marcha para abrir la administración a los ciudadanos y hacerlos partícipes, con sus ideas, de la construcción de esta ciudad.

Es también una herramienta de estímulo para la creación o la transformación de ideas con las que mejorar los servicios públicos, en realidades gracias a la puesta en marcha de concursos periódicos. Hasta ahora se han realizado 6 certámenes. Cuenta con 2.570 usuarios registrados y 1.357 ideas compartidas.

Asimismo, disponemos de una APP, denominada Smart Santander RA, que ofrece, a través de la realidad aumentada, información muy útil para aquellas personas que visiten la ciudad, tanto turística como cultural, comercial, del transporte público, de las playas, los monumentos y lugares de interés, etc.

Esta aplicación, que ha registrado ya más de 25.000 descargas, hace posible conocer, a golpe de smartphone, cuánto tardará en llegar un autobús a la parada, cuál es la agenda cultural en la ciudad, los comercios que se encuentran en las calles del lugar en el que estamos, cuáles son los principales focos de atracción turística o realizar una visita histórica de la ciudad…

En definitiva, la smart city abre numerosas posibilidades para que los ciudadanos mejoren su calidad de vida, reciban más información y participen más activamente en el diseño del presente y el futuro de la ciudad.

santander 10

¿En qué se diferencia, en tu opinión, smart city Santander de cualquier otra Smart City?

Lo que distingue a Santander es que está trabajando en una arquitectura tecnológica, con un gran despliegue de infraestructuras vinculadas al Internet de las Cosas, que hará posible una gestión integral de la ciudad. Para ello, se va a desarrollar y poner en marcha una plataforma, que está a punto de adjudicarse, en la que se vayan integrando, de manera paulatina, todos los servicios. 

Esta plataforma va a permitir interrelacionar todos los servicios de la ciudad, de manera que haya una mayor coordinación entre ellos y que se establezcan patrones de comportamiento que permitan tomar decisiones encaminadas a una gestión más eficiente del propio servicio y, en consecuencia, de la ciudad.

Ofrecerá una nueva forma de entender el funcionamiento de la ciudad, proporcionando un cambio de modelo de gestión, generando modelos analíticos y cuadros de mando que permitirán conocer de forma más precisa las necesidades de mejora de esos servicios.

Además, hará posible realizar modelos predictivos en base a comportamientos pasados y necesidades futuras, es decir, que podremos adelantarnos a lo que se pueda requerir en un momento determinado.

Los cuatro primeros servicios en incorporarse a esta gestión central van a ser los de limpieza y gestión de residuos, abastecimiento de agua, alumbrado público y tráfico, y posteriormente lo harán el resto.

Un líder inteligente se apoya en sus puntos de fuerza. Una ciudad Smart también. ¿Y smart city Santander? ¿En qué puntos de fuerza ha apoyado su estrategia como ciudad inteligente?

Para nuestra ciudad, uno de los principales puntales sobre los que se asienta este trabajo como smart city es la Universidad de Cantabria. El Ayuntamiento y la UC participamos conjuntamente en muchos de los proyectos de innovación tecnológica financiados por la Unión Europea en los que trabajamos, desde el primero, que fue Smart Santander en el año 2010.

La labor de la Universidad está siendo determinante tanto en los avances que estamos consiguiendo como en el posicionamiento internacional que ha alcanzado Santander en el ámbito tecnológico.

También el tejido empresarial, tanto con empresas locales como a través de grandes empresas internacionales, está contribuyendo en gran medida al desarrollo de Santander como smart city, con su aportación a los proyectos y su apuesta por realizar inversiones en la ciudad.

A este respecto, quiero incidir en que la colaboración público-privada es esencial en la innovación tecnológica. Así lo venimos defendiendo desde la RECI y, por ello, hemos propuesto la modificación de la Ley de Contratos del Sector Público, un paso importantísimo para el desarrollo de las ciudades inteligentes españolas, que hasta ahora encontraban dificultades para poder encajar determinado tipo de acuerdos de colaboración público-privada en el marco de la ley de contratos vigente.

santander 9

¿EL CITY BRANDING es el resultado de una estrategia o la estrategia es el resultado deL CITY BRANDING? 

Entiendo que la constitución y el afianzamiento de una marca tienen que tener como base los valores o las fortalezas con las que cuenta la ciudad, pero también aquellas líneas de acción que se ha marcado como prioritarias o estratégicas. Es decir, que tendría que ser una combinación entre los puntos fuertes que ya caracterizan a la ciudad y los que se plantea como objetivo a corto y medio plazo. Y, lógicamente, debe contar con una estrategia o una planificación clara para su puesta en práctica.

Imagina que estás dando una conferencia en una universidad Internacional y tienes que exponer tres razones para atraer a los mejores talentos a smart Santander. ¿Cuáles serían?

En Santander van a encontrar un entorno investigador y empresarial que va a favorecer el desarrollo de su talento, sea cual sea su ámbito profesional.

En el campo concreto de la innovación tecnológica, la ciudad se ofrece como laboratorio vivo, como un espacio en el que experimentar, en el que probar sobre el terreno si funcionan o no las ideas teóricas que pueden derivar en nuevos modelos de productos y servicios para los ciudadanos.

Para favorecer todo eso, tenemos previsto, además, crear desde el Ayuntamiento un vivero de empresas tecnológicas, de manera que potenciamos la generación de startups y contribuyamos a atraer y retener el talento y dar oportunidades a los jóvenes.

¿Cuál es tu visión de smart city Santander? ¿Cómo te la imaginas dentro de 50 años?

No me atrevo a predecir el futuro en algo tan cambiante como lo es la propia tecnología. Ni a 50 años ni prácticamente a 5. Hace muy pocos años vivíamos sin teléfonos móviles, los smartphones estaban todavía lejísimos y muchas de las cosas que hoy hacemos con toda normalidad, entraban dentro de la categoría de ciencia-ficción, así que creo que no tengo imaginación suficiente como para vislumbrar siquiera hasta dónde nos pueden llevar los avances tecnológicos.

Lo que tenemos por delante, a corto plazo, es conseguir alcanzar el reto de convertir a Santander en una ciudad inteligente. Para ello, tendremos que superar cuatro etapas, como son, por un lado, el despliegue de las infraestructuras y la creación de una plataforma de gestión integrada de los servicios, en las que ya estamos trabajando; y, por otro, la implementación de la inteligencia reactiva y la de la inteligencia predictiva.

Se trata de que, cuando ya dispongamos de la plataforma tecnológica a la que se aporten todos los datos que nos ofrecen los sensores instalados en los diferentes servicios, seamos capaces de establecer algoritmos que hagan que cuando en un servicio ocurre algo, los otros reaccionen de una determinada manera. Eso es lo que constituye su inteligencia reactiva y permitiría, por ejemplo, que, si se produce un hundimiento de la calzada, se activen automáticamente los mecanismos que cambien los semáforos, se dé aviso a los vecinos, se incremente la iluminación o se desvíe el transporte urbano.

La inteligencia predictiva se alcanzará cuando los miles de datos que reciba la plataforma se puedan cruzar para conocer los hábitos y comportamientos, de manera que se puedan establecer predicciones de lo que va a suceder y que la ciudad pueda prepararse, consiguiendo, de esta manera, que funcione mejor y sea más eficiente.

Eso es lo que tenemos por delante a día de hoy, que no es poco. Lo que suceda después, dentro de 20, 30, 40 ó 50 años, sólo lo podremos imaginar a medida que transcurra el tiempo.

Íñigo, ¿Qué valores/características deL smart CITY BRANDING DE Santander se identifican con los tuyos?

En mi opinión, no se trata de buscar semejanzas de los valores de Santander con los de nadie en particular sino de realzar los suyos propios.

Santander es una ciudad abierta, dispuesta a progresar -sin complejos y con ambición-, consciente de que cuanto más lejos pongamos la meta, más avanzaremos para alcanzarla. Una ciudad que parte de su pasado y no renuncia a lo que le ha traído hasta aquí para encarar su presente e impulsar su futuro.

Cada vez más moderna, más en contacto con el resto de Europa y del mundo, más cosmopolita, más innovadora, más atractiva para vivir, para visitar, y también para emprender un negocio o instalar una empresa… Una ciudad cada vez mejor.

Muchas personas cuando piensan en smart Santander como Smart City le viene a la mente tu imagen. ¿De qué te sientes más orgulloso en tu participación y desarrollo de smart Santander?

El avance de Santander como smart city es un trabajo colectivo. Todos: administraciones, empresas, investigadores, universidad, ciudadanos… estamos implicados. Ni es -ni nunca podría ser- labor de una sola persona. Es cierto que este proceso requiere que los responsables políticos hagamos de la smart city una prioridad, que nos esforcemos para ayudar a crear las condiciones de contorno que favorezcan el desarrollo de la ciudad inteligente pero, desde luego, es una tarea conjunta de toda la sociedad.

Así que mi responsabilidad, en este sentido, llega hasta donde llega, que es colocar la innovación tecnológica entre las principales líneas de la acción de gobierno por parte del Ayuntamiento y representar a la ciudad en todos aquellos foros internacionales en los que nos invitan a participar y a exponer el ejemplo de Santander, que nos sirven, al mismo tiempo, para intentar atraer inversiones empresariales a nuestro municipio.

Crear ecosistemas y laboratorios urbanos que transformen las ciudades, mediante el despliegue de sensores, la aplicación de beneficios fiscales para las empresas del sector tecnológico, la eliminación de las trabas burocráticas, la apertura de la información a los ciudadanos, empresas y emprendedores por medio de las plataformas de Open Data y el fomento de programas que aceleren este proceso, como los que tratan de favorecer la generación de startups, son también acciones en las que debemos involucrarnos desde el ámbito político.

Todo lo que sea contribuir a que crezcan la actividad económica y el empleo en la ciudad entra dentro de mis funciones como alcalde y, desde luego, las desempeño con mucho orgullo, y también con mucho sentido de la responsabilidad que han depositado en mí los santanderinos.

santander 3

¿Cuál es el punto/sitio de Santander que te gusta más y que recomendarías a un turista?

Me lo pone muy difícil haciéndome elegir solo uno. Las opciones varían según los gustos de cada uno, pero creo que nadie puede irse de Santander sin pasar por la Península y el Palacio de la Magdalena, sin pasar una mañana, una tarde o una noche de pinchos por el centro; sin disfrutar de la vista que ofrece la cima del funicular del Río de la Pila, sin compartir una cena en Tetuán, Puertochico, Peña Herbosa, el Sardinero, La Maruca o el Barrio Pesquero; sin cruzar en barco la bahía y dejarse sorprender por la vista de la ciudad desde el mar.

 

Les recomiendo conocer la ciudad en bici, desde el centro hasta el Parque de las Llamas o a lo largo del paseo marítimo de Castilla-Hermida, y descalzarse y pisar la hierba de alguno de los muchos parques que pintan de verde la ciudad.

Y un punto especial para mí, por lo que representa del modelo de ciudad moderna y abierta a los ciudadanos que estamos siguiendo es Gamazo, un espacio que hace solo un par de años se encontraba degradado, y que hoy es un lugar excepcional para visitar y para disfrutar de la belleza de Santander en contacto directo con su bahía.

santander 5

santander 7

Por último, algo que no te he preguntado que te gustaría decir… Ahora es el momento

Únicamente reiterar que Santander es una ciudad mediana de tamaño pero grandísima en atractivos turísticos, culturales, económicos…, que está en pleno proceso de transformación urbana y que engancha a todo el que la conoce.

Muchas Gracias Íñigo.

Entrevista realizada por Santiago Martín Caravaca.

Más información sobre Smart Santander, aquí.

Sigue a Iñigo de la Serna en Twitter: @idlserna

Síguenos a SmartCityBrand en Twitter: @SmartCity_Brand

0 Comments

*

Cancel